Presentación – I Breve historia de la Delegación

 

En el curso 1991-1992, fue creada la Delegación de Pastoral Obrera por el Cardenal Arzobispo D. Ángel Suquía. Había existido en nuestra diócesis una larga etapa de bastantes años sin que hubiera una Delegación dedicada explícitamente a la evangelización del mundo obrero por distintas circunstancias. Sin embargo, la Pastoral Obrera fue mantenida en nuestra Diócesis por los Movimientos Obreros cristianos como la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), HHT (Hermandades del Trabajo), la JOC (Juventud Obrera Cristiana) y, a nivel infantil, el Movimiento Júnior de Acción Católica.

 

Durante el curso 1990-9991 fue constituida “la Mesa de Pastoral Obrera”, en la que participaban los Movimientos Obreros Cristianos, anteriormente citados, el Movimiento Cultural Cristiano, un representante de Cáritas y presidida por el entonces obispo auxiliar de la Diócesis, Monseñor Agustín García-Gascó, y el Vicario Episcopal D. Juan José Rodríguez Ponce.

 

Después de un año de reflexión, el Cardenal Arzobispo Don Ángel Suquía pidió a “la Mesa de Pastoral Obrera” que presentaran un informe sobre la necesidad, conveniencia y opciones fundamentales de lo que podría ser la Delegación de Pastoral Obrera en la Diócesis. Dicho informe fue estudiado por el Consejo Episcopal y el Cardenal Arzobispo Don Ángel Suquía le dio el visto bueno. En ese momento, el Cardenal Arzobispo pidió a la “Mesa” que presentara una terna de posibles personas que pudieran desarrollar la tarea de Delegado de Pastoral Obrera, con el fin de proceder al nombramiento de uno de ellos, si lo consideraba idóneo, una vez escuchado al Consejo Episcopal.

 

Una vez realizadas dichas gestiones, el Cardenal Arzobispo Don Ángel Suquía nombró como Delegado de Pastoral Obrera de la Diócesis a Manuel José Barco, sacerdote, consiliario de la JOC y coadjutor de la Parroquia Patrocinio de San José, de la Vicaría IV, en ese momento. Al nuevo Delegado se le encomendó el encargo de desarrollar su tarea con un equipo en el que estuvieran presentes, en principio, un representante de cada uno de los Movimientos Obreros Cristianos que habían participado anteriormente en la Mesa de Pastoral Obrera.

 

En el curso 2008-09, el Cardenal Arzobispo de Madrid, D. Antonio María Rouco Varela cambió el nombre de la Delegación de Pastoral Obrera por Delegación de Pastoral del Trabajo, siguiendo los mismos objetivos y línea pastoral anteriormente marcados.

También en este curso, después de 16 años de animación de esta Delegación, el Sr. Cardenal sustituyó al Delegado Manuel José Barco Estévez por tener otros compromisos pastorales. Desde entonces, el nuevo Delegado es el sacerdote Juan Fernández de la Cueva Martínez-Raposo.

 Publicado por a las 13:50